MAL USO DEL CAMPO DE BEISBOL DE LA ZAPATA

MAL USO DEL CAMPO DE BEISBOL DE LA ZAPATA

Cartas al Director

CARTA AL SR. DIRECTOR
Se ha comentado en los medios deportivos la forma en que a últimas fechas se viene utilizando un campo de béisbol muy querido por todos los chihuahuenses, con lo que se echa a perder la noble intención de aprovechar los espacios para hacer deporte en bien de la sociedad. La cosa se presenta así, ahí juegan softbol, en su mayoría empleados de diversas dependencias de la Presidencia Municipal, así como juniors y se aprovecha que durante los partidos los participantes toman cerveza y licor pero si a raudales; esa es la forma de rendir culto al deporte, ahora si que rindiendo culto al dios Baco.
Sin importar a los jugadores que estén presentes sus esposas, sus novias, hijos porque ellos chupan como desesperados entre palabrotas de grueso calibre y modales obscenos, en tanto se desarrollan las jugadas, que en un momento no son tan adecuadas, sino que parecen hechas en un circo. Y al terminar los juegos sigue la parranda hasta altas horas de la noche y madrugada, convirtiéndose todo aquello en un auténtico espectáculo de borrachos, y sabe usted quién anda entre los alegres bohemios y jugadores, pues el famoso y desprestigiado director del Instituto Municipal del Deporte, Orlando Villalobos, quien es el consejero de doña Maru Campos, operador político, según algunos, todo un personaje dentro del mundo del deporte y no precisamente por motivos muy elocuentes que digamos. Pues ya en la borrachera desbordada a todo lo que da el gusto, sobran las groserías, los shows ofensivos ah y de pasada usan los árboles o cualquier rincón como baño.
Se lucen varios de los funcionarios municipales junto con sus empleados, sin que haya quien le diga a la alcaldesa que ponga orden, que esto afecta al deporte, a las familias, y que un día de estos va a ocurrir alguna desgracia debido al alcohol. Yo creo que ya estuvo bueno de usar el patrimonio municipal como algo personal o privado, no estamos para aguantar esta clase de desfiguros, no sé en qué país vivimos que se toleran tamañas barbaridades. No me asusto, pero ya se salieron del calzón las acciones contrarias al orden, a las buenas costumbres, el respeto a las instituciones públicas. A ver hasta cuándo vamos a soportar que sucedan esta clase de cosas, señora alcaldesa?
ATTE. Ing. Pedro García

Comentarios

Suscríbete a nuestro canal de Telegram
Logo Header Menu