EL MAL LLAMADO GOBIERNO DEL NUEVO AMANECER

EL MAL LLAMADO GOBIERNO DEL NUEVO AMANECER

Por Luis Morelos
“El año del discurso”, así le dicen a este 2018, aunque más bien podría ser el del súper discurso, ya que siempre es lo mismo en nuestro país: puras palabras y poca aplicación a la palabra empeñada. Y en este año de verborrea a raudales, no vemos nada claro en Chihuahua que nos haga pensar que la mayoría de los electores escogieron bien a su gobernador, del que dijo una vez el señor Pablo Cuarón, quien está investido felizmente de secretario de Educación y Deporte, que con respecto a las grades promesas de Javier Corral en materia educativa, no se habían realizado éstas, porque habían sido sólo promesas del corazón, dictadas al calor de la campaña. El mal llamado gobierno del “Nuevo Amanecer”, como reza su bandera de presentación, pues nomás no da una, y usted amable lector, sí sabe muy bien porqué.

 
Sucede que aquí en Chihuahua no ha amanecido, como dice la cabeza de una carta publicada en un rotativo local hace algunos días, y lo peor de todo, es que no vemos por dónde pueda salir el alba. Hacia donde quiera que usted voltee, encontrará sólo negros nubarrones. Ahí está el apoyo, por ejemplo, para Miguel Riggs, el síndico del Ayuntamiento capitalino, al que el gobierno del estado le ha abierto la puerta del cielo, con jugosos contratos para empresas de sus familiares, y conto do, sin licitaciones, así como usted ya sabe que se hacen las cosas en Chihuahua. Tal vez pronto descubramos empresas fantasma, como en el gobierno de César Duarte, pero al menos sí hay contratos sin la licitación que marca la ley. Que al fin y al cabo, se dice, quién va a saber qué es lo que pasa entre bambalinas. Con Riggs y con Corral, simplemente se está aplicando la ley de la amistad, y como se dice que es mejor tener amigos que dinero…

 
Y lo que se quedó finalmente en este gobierno panista, fue la imposición de un religioso, como sucedió con el padre Ávila, nombrado consejero de víctimas, etc. Violación salvaje a la Constitución nacida en Querétaro, fue lo que hizo Javier Corral, nada más por sus calzones. Y está el alza al cobro del predial, que aunque lo quieran disfrazar los azules, sí se efectuó, al subir la tarifa del catastro. Por más que adornen sus trampas, no se puede tapar el sol con un dedo. Y el alza al precio del agua y la revalidación vehicular, aunque ya parezca esto una letanía.

 
Este es el horripilante 2018, que nos ofrece el gobierno del Nuevo amanecer, el que efectivamente sí es un nuevo amanecer, ya no es el de Duarte, tiene sus características muy propias, pero en el fondo es lo mismo. Otro color, la misma esencia. Lo peor de esta realidad es que ya nadie se queja, como dice una carta inserta en este mismo medio digital ya desde hace muchas semanas, con respecto a la carencia del agua en los hogares de los chihuahuenses. Será que nos hemos quedado sin habla, al no recibir nunca respuesta de la autoridad a nuestros reclamos? En dónde ha quedado el coraje, el brío de los chihuahuenses, cuyos ancestros fueron punta de lanza en la Revolución de 1910? Puros brazos cruzados, ante los abusos de Miguel Riggs, el alza al predial, al agua, a la revalidación vehicular, las tranzas en la Secretaría de Salud, ante la falta de agua y ante la promesa de llevar a Duarte a la cárcel.
Este es el discurso del gobernador, el de las promesas del corazón en campaña.

Comentarios

Suscríbete a nuestro canal de Telegram
Logo Header Menu