Morena en “Caballo de Hacienda”

Morena en “Caballo de Hacienda”

A medida que pasa el tiempo se fortalece más la figura de Andrés Manuel López Obrador, el que ya parece que va en “caballo de hacienda” rumbo a la presidencia de la república. En nuestro estado el partido de MORENA ya se colocó como una gran fuerza política, destacando en la capital el entusiasmo por seleccionar a quien será el candidato a la presidencia municipal, habiendo nombrado a varios precandidatos, en una contienda que se antoja interesante, en la que sobresale indudablemente el licenciado Fernando Tiscareño para ser el elegido el 12 de febrero. En una reciente encuesta se le ubica como el puntero y es que realmente, este joven profesionista ha atraído a su causa a mucha gente.
Fernando no es un improvisado, ha estado siempre en acción en las actividades sociales y políticas, aunando a ello su formación profesional; abogado, conoce muy bien la trascendencia de ponerse al servicio de los que necesitan apoyo, como cuando estuvo en el consulado de Los Ángeles, California a cargo del área de Protección Consular, que es la avocada a defender a todo mexicano que se involucra en una situación penal. Entonces conoció además otros problemas de muchos mexicanos y se adhirió a sus esperanzas de justicia. En esta circunstancia, y en otras de honda sensibilidad social, Tiscareño ha mostrado su apego a la legalidad y a los intereses de la gente con menos recursos para defenderse. Se puede considerar que es un fuerte aspirante a la candidatura a la alcaldía, camino que no es muy fácil de transitar puesto que compite contra políticos que ya fueron candidatos a la presidencia municipal y a diputaciones. En este ambiente de lucha democrática se espera la mejor elección. Superado este requisito, hay entera confianza en las filas de MORENA por derrotar en las elecciones del 2 de julio a los otros aspirantes a la alcaldía. Maru Campos, la alcaldesa que se quiere reelegir, ha hecho el peor de los papeles y tiene a la Ciudad de Chihuahua, convertida en una verdadera catástrofe, con sus miles de baches, las calles a oscuras y sucias, los parques abandonados y la policía, sumida en la corrupción y la ineficacia. Alejandro Domínguez, el del PRI, pues no tiene tampoco la mejor esperanza, ya que su partido es la vil cara de la corrupción, además de que él es una figura mediocre y demagoga.
Es inédito, es una amplia novedad política el que ahora este partido de izquierda se haya posicionado tan bien en el estado, y no nada más aquí sino en gran parte del norte del país. Y si en el 2012 AMLO obtuvo 70 mil votos en la entidad, se cree que ahora con el enorme fortalecimiento de MORENA, las cosas van a crecer de manera muy significativa. A nivel nacional López Obrador lleva el 32%, mientras sus seguidores más cercanos están sembrados con el 26 y el 16 % respectivamente. En esta apreciación de los mexicanos, se hace más fuerte el tabasqueño en la medida en que aumenta día con día el hartazgo por el altísimo nivel de corrupción del gobierno federal, así como de los gobiernos estatales priistas. El grito de la gente es NI PRI NI PAN, y es que ya basta de tanta corrupción en tantos años, ya está a punto de la asfixia el país.
Si usted le pregunta a la mayoría de la gente por quién va a votar el 2 de julio, recibirá la respuesta contundente: pues por López Obrador. No hay más. Hastiados, ya no queremos saber nada de un PRI tan corrupto, el que no ha cambiado en nada, a pesar de que se diga y se diga, que ahora es el nuevo PRI. Los mismos vicios, mejor dicho, han crecido mucho más esos vicios, ya no hay fronteras para la corrupción, ya no se despista nada, y si vemos el caso del estado de Chihuahua con César Duarte, nos asquearemos al máximo. En este sentido, de la corrupción del PRI, se fortalece más la aspiración de Fernando Tiscareño por llegar a la Presidencia Municipal. Fernando ha trabajado arduamente en gran parte del estado, y una prueba de ello es que en las ocasiones en que ha habido reuniones con la presencia de López Obrador en Parral y en esta capital, por ejemplo, se ha notado la buena organización en la que mucho tiene que ver la actividad desplegada por Tiscareño.
Sin lanzar las campanas al vuelo, podemos decir que AMLO será el próximo presidente de México. A la fecha, se han unido a su precampaña además de los militantes y simpatizantes de MORENA, miembros de otros partidos, empresarios como Romo y la lista de la gente de este sector es cada vez más amplia.
GRACIAS.
Dra. María González

Comentarios

Suscríbete a nuestro canal de Telegram