FELICIDADES EL 8 DE MARZO, CON EL ACOSO SEXUAL DE LOS CAVERNÍCOLAS

FELICIDADES EL 8 DE MARZO, CON EL ACOSO SEXUAL DE LOS CAVERNÍCOLAS

Primero fue el Día de la Mujer, luego Día Internacional de la Mujer, y en este seguimiento del homenaje y muestra de respeto al llamado sexo débil, no se sabe hasta dónde se ha podido avanzar. El año pasado se caracterizó entre los temas más tratados en diversos órdenes en la opinión pública, el relacionado con el acoso sexual, y continúa en los medios de comunicación, en los medios de justicia y en la verborrea popular el tema de esa falta de respeto a las mujeres. Tradicionalmente se ha manejado el asunto desde la perspectiva de la equidad de género, de por qué se hace menos al sexo femenino en el trabajo, en la repartición de mejores posiciones en las distintas empresas, etc. Pero en los últimos años, se pasó al aspecto político, en el propósito de que no se les discrimine en la repartición de cargos públicos.
Este año, se puede hacer un balance de cuánto se ha progresado en la relación hombre – mujer, y lo más seguro es que falta demasiado todavía para que no se toque ya el tema, porque no es un caso arreglado. Se dice que fue el 19 de marzo de 1911, cuando se hizo alusión por primera ocasión en forma aunque no oficial del día de la mujer, en algunos países europeos, entre ellos Dinamarca y Alemania; tres años antes en Nueva York se quemaron más de 150 mujeres en un incendio provocado por manos criminales en una fábrica textil, debido a que el personal femenino protestaba por las desventajosas relaciones laborales existentes y se exigía que las horas de trabajo no fueran más de diez. En 1977 en el seno de la Organización de las Naciones Unidas, se determinó que se celebrara cada año el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, como se hace hasta la fecha. Ante esta preocupación de muchos por enmarcar la lucha de las mujeres, por su justa apreciación como compañera del hombre, y como igual en derechos al hombre, no podemos menos que festejar y aplaudir todo lo que se haga, pero no podemos hacer cuentas alegres.
Las autoridades no aplican la ley, es muy alto el número de violaciones en el país, y claro, lo que es acoso de otra forma tiene un volumen escandaloso, mayor. Hay tantas cosas que no se denuncian y si hay violaciones que no se dan a conocer, lo otro, lo menos grave, menos se hace del conocimiento de los que imparten o deben de impartir justicia. Las mujeres, por tratarse de un caso menos delicado, prefieren evitar la denuncia, mientras los agresores se ríen y están a la expectativa de volver a cometer la misma falta, con la misma o con quien se deje, que al cabo hay total impunidad. Y como en México existe un 98 % de impunidad, incluyendo toda clase de delitos, esta situación no tiene para cuándo terminar. No olvidemos, México es uno de los países más corruptos del mundo.
Este 8 de marzo debe aprovecharse por todos, no únicamente para las mujeres para exigir a quien corresponda, el pleno, total ejercicio de la ley para que acabe esta violencia contra la mujer. Por un momento vamos a dejar de lado la equidad de género, que es fundamental en toda sociedad, para centrar el reclamo en el acoso sexual, que es degradante y repulsivo, propio de cavernícolas. Este tema, no ha sido tocado, no es parte de la agenda y la preocupación de los candidatos a la Presidencia de la república, los que están ocupados en sus actividades circenses, y en el objetivo de manchar la trayectoria y la imagen de sus contrarios.
Qué podemos esperar de la autoridad ante este problema, si prevalece ese porcentaje de impunidad? Mejor, menos chicharrones, menos pachanga, y mano dura contra los cavernícolas que en todas partes andan viendo la manera de faltar al respeto a las mujeres: en la calle, en la oficina, en el consultorio, en la sacristía, en la escuela, en la fábrica, en el parque, en el restaurante, en el camión…Hijos de…

Comentarios

Suscríbete a nuestro canal de Telegram
Logo Header Menu