FERNANDO TISCAREÑO LUJÁN, LA MEJOR OPCIÓN PARA GOBERNAR EL MUNICIPIO DE CHIHUAHUA

FERNANDO TISCAREÑO LUJÁN, LA MEJOR OPCIÓN PARA GOBERNAR EL MUNICIPIO DE CHIHUAHUA

Por Luis Morelos

Ya arrancaron el 30 de marzo las campañas políticas para elegir el próximo presidente de México, aunque de hecho estas comenzaron desde que se hizo la mención de los posibles nominados de cada partido, así como del grupo de los llamados independientes. Se habla de que habrá muchos cambios en el país a raíz del 1 de julio del 2018, pero de acuerdo a la experiencia histórica no bastan los decretos y los nombramientos para que se presenten estas transformaciones. Podrá hablarse de que ha habido cambios positivos en México, cuando el sentir general de la población es de hartazgo hacia los partidos políticos y hacia el gobierno?
En este ambiente de desencanto habrá 14 millones de nuevos electores en el país, y la tercera parte de los potenciales sufragios corresponderán a menores de 29 años; junto con el presidente de la república se elegirán 3 mil cargos públicos. En lo que respecta a nuestro estado, en el Congreso Local habrá elección de 22 diputados de mayoría relativa, 11 de representación proporcional, y también serán electos 67 Ayuntamientos.
Dentro de esta geografía electoral vayamos a nuestro municipio, en donde la alcaldesa Maru Campos buscará reelegirse después de haber desempeñado un pésimo, triste papel al frente de la administración municipal, y quien todavía tiene la “feliz” ocurrencia de pregonar que sus resultados en esta gestión son la mejor carta de presentación para ganar. Demostró la candidata, que si acaso como opositora era eficiente porque tenía todo el ancho mundo para hacer y deshacer, como funcionaria rebotó estrepitosamente. Frente a ella se encuentra un candidato de MORENA, el que para muchos es la mejor opción para el municipio de Chihuahua, se llama Fernando Tiscareño Luján y cuenta en su trayectoria con un amplio conocimiento adquirido en la administración municipal, así como una sólida formación académica. Abogado de profesión, emanado de una institución pública, la Universidad Autónoma de Chihuahua, Fernando es reconocido como un experto litigante orientado hacia las causas de la gente más desfavorecida, y en este tenor hemos de incluir las personas que en calidad de inmigrantes tuvieron que enfrentarse a la justicia en Estados Unidos; le tocó solidarizarse con muchos mexicanos en Los Ángeles, California, para arreglar por diversos motivos su situación con la justicia de Estados Unidos, cuando desempeñó un delicado e importante cargo en el Consulado de esa población.
Acorde con el pensamiento de Andrés Manuel López Obrador, “Tisca” (quien es hijo de Fernando, un gran basquetbolista olímpico) sabe que los recursos públicos son sólo para gastarse en la solución de las necesidades de la población. Como el tabasqueño, entiende que la corrupción es uno de los problemas más graves que tiene México, y que si esta persiste no hay ninguna posible solución a nuestros problemas. Partiendo de esta premisa, hay que emplear nítidamente los recursos en la solución de los problemas que tiene a la mano cada gobernante. El próximo presidente municipal de Chihuahua, tendrá que tapar los baches de la capital; avocarse a dotar de alumbrado público a toda la ciudad; limpiar el cuerpo de policía, capacitando además a sus elementos para brindar un mejor servicio; arreglar los parques públicos; mejorar el servicio de recolección de basura; mantener limpia la ciudad, etc. Si se agrega algo más a este cúmulo de exigencias, qué bueno, y si no, pues ya es bastante.
Esto es filosofía política práctica, vital; es simple y llanamente comprender cuáles son las funciones básicas de un alcalde. No hay que perderse en vericuetos insustanciales que no dejan ningún beneficio a la población. Está bien, hay que ver también lo bonito, la belleza del centro, de las calles, y hay que llevar cuando se puede, distracción a los vecinos, pero hay que saber priorizar el tiempo y los recursos, los dineros del pueblo. Hay muchas formas de llamar la atención y de quedar en el recuerdo de la gente, como esa de colocar placas alusivas, hacer estatuas, regalar boletos para el box, cuando se hace de empresario de este deporte, indebidamente; sobran las formas de matar el tiempo, de gastar los recursos que no son nuestros, y de engañar a los ciudadanos.
Fernando Tiscareño, “Tisca”, ha mencionado que pronto dará a conocer en el curso de su campaña (la que dará inicio de acuerdo a los tiempos electorales el 24 de mayo) el programa realista que ha integrado para cambiar a Chihuahua. Tiene experiencia, conoce al municipio de pies a cabeza, lo conoce la gente de todos los sectores. Él ha sido un crítico muy respetuoso pero firme desde la oposición, y sabe perfectamente que desde esa cómoda trinchera se pueden cometer errores que no trascienden, pero los que corresponden a los gobernantes no tienen perdón, porque incluyen pérdida de recursos y de oportunidades para los que pudieran gobernar mejor.

Comentarios

Suscríbete a nuestro canal de Telegram
 

NOTAS RELACIONADAS

Logo Header Menu