POR QUÉ EL GOBERNADOR SE OBSTINA EN PERJUDICAR A LOS MAESTROS DE LA SECCIÓN 42?

POR QUÉ EL GOBERNADOR SE OBSTINA EN PERJUDICAR A LOS MAESTROS DE LA SECCIÓN 42?

Por Luis Morelos

Cuál es el afán de Javier Corral de seguirse echando broncas gratuitamente, cuando en sus manos está el resolver los asuntos cotidianos del gasto público? O no puede o no quiere, cuál es la realidad que enfrenta el gobernador? Cualquier sensato pensaría que habría que buscarle la solución a los problemas de la mejor manera posible, en tiempo y forma, sobre todo cuando se pasa por un proceso electoral, y que en este caso para el PAN en Chihuahua es sumamente difícil por el pobre papel que ha desempeñado el gobierno del estado. Para muchos analistas, la postura de Corral ante el problema de los maestros de la Sección 42, es de una franca cerrazón, que raya en lo absurdo.
El gobernador tal vez no acostumbre ponerse en el papel de los otros, para llegar a comprender mejor su función; al menos esa impresión le da a uno, y nos trae a la memoria el recuerdo de su maestro, el ex gobernador Francisco Barrio, quien decía en su franca demagogia, que él se ponía los zapatos del pueblo para experimentar las necesidades sociales. Pues Corral parece dar la impresión, de que es una persona ajena a las necesidades básicas del ser humano, como son el comer y vestirse, porque no les ha pagado varios meses su sueldo a maestros interinos y de base, lo que ha originado la respuesta justa de los afectados, quienes han venido contando con el apoyo de su sindicato, el que encabeza el maestro Ever Avitia
Tal pareciera que Javier Corral es como aquel “asceta yermo, pálido asceta”, de que hablara Amado Nervo, en su poema “A Kempis”. Un pálido asceta, pues come poco y deja de lado la solución de varias necesidades, como un yogui, pero la realidad es que los trabajadores de la educación no son ascetas igual que Corral o el personaje del poema, y como hombres comunes y corrientes, de carne y hueso, requieren cubrir sus necesidades básicas, lo que hace que nos preguntemos, pues cómo le hacen ante la falta de pago por el trabajo realzado. Como decía Ever Avitia, en una entrevista por la radio hace días, ellos tienen que pedir fiado al de la tienda de la esquina, pedir préstamos a diestra y siniestra, endeudarse con la tarjeta.
Por lo que se ve, no tiene para cuándo arreglarse este problema, de lo contrario, no habrían salido a las calles de nuestra ciudad nuevamente muchos maestros como lo hicieron el día 11 de abril, en que cerraron varias arterias como la Francisco Villa, la vialidad Sacramento, etc. Son centenares de maestros, a los que se les adeudan varios meses de sueldo y prestaciones. El 21 de marzo pasado hubo paros en las siete regiones que comprende el estado, más de 15 mil maestros se manifestaron por las calles, acompañados de padres de familia; por lo que sigue pasando, puede acontecer otro paro, con lo que se afectaría el proceso educativo, pero el gobierno se obstina de plano, en no entender la situación, cuya salida sólo está en sus manos, no en ninguna otra.
No sería acertado desembocar en alteraciones sociales, como esas tan destructivas que se han producido en otras entidades como Oaxaca, Guerrero y Chiapas, debido a diferencias entre el magisterio y la autoridad educativa. Nunca sabe uno hasta dónde puede derivar un problema si este no es resuelto a tiempo, y en lo relativo a dicha falta de cumplimiento de sus compromisos por parte de la Secretaría de Educación y Deporte, en vísperas de fin de año escolar, los daños para los alumnos podrían ser de tamaño muy considerable. Como decían nuestros abuelos, “mejor es no tentar al diablo”. La Sección 42 es un sindicato responsable, institucional y muy unido, pero esa unidad puede constituirse en una gran fuerza.
La unión hace la fuerza. ¡Uno nunca sabe!

Comentarios

Suscríbete a nuestro canal de Telegram
Logo Header Menu