Bebés amarrados y medicados, así los «cuidaban» en guardería

Dallas, Texas.- Un hombre sospechaba que en la guardería a la que llevaba a su hijo todos los pequeños eran maltratados y fue por ello que decidió colocar una cámara en el portabebés de su pequeño de 6 meses de edad.

Tras observar las imágenes de lo grabado por el cámara desde el portabebés de su hijo, el hombre comprobó que algo estaba mal en la guardería y decidió acudir con las autoridades.

En las imágenes se observa a la dueña del lugar, Rebecca Anderson, jalóndo al pequeño por un tobillo para sacarlo del portabebé y cambiar su pañal, lo levantó por el babero del pisoy le dio un líquido con una jeringa.

Tras la denuncia, el hogar de Anderson fue allanado y se descubrió que estaba a cargo de nueve niños que se encontraban con condiciones que ponían su vida en riesgo, informó Univisión Noticias.

Tres pequeños se encontraban al interior de un clóset, amarrados a portabebés de plástico y algunos de estos, sin el acolchado.

Otros niños se encontraban con cuerdas de zapatos amarradas al cuello para evitar se movieran en los portabebés; además, los mantenían con las luces apagadas.

Al ser cuestionada sobre el contenido de la jeringa, la mujer señaló que podría haberles proporcionado Tylenol, esto con el objetivo de que dejaran de llorar y facilitar su trabajo. Además aceptó que los menores se encuentran amarrados a loa portabebés la mayor parte de las siete horas.

Comentarios

Comentarios