¿Es el fuchi y el guácala la nueva estrategia de seguridad?

Como los amigos de AA «sólo por hoy», había dicho que no escribiría de política porque ello conlleva incluso peligros en mi integridad física y patrimonial, sin embargo no puedo sustraerme al crucial momento que vive el país y al menos quiero dejar testimonio de lo que pienso y quizá algunas personas concuerden con mi punto de vista. Una disculpa si con mis comentarios hiero susceptibilidades debido a que con la polarización brutal de la sociedad hay el síndrome del jarrito de Tlaquepaque.                                                   
 
Primeramente he de manifestar un cúmulo de sensaciones y emociones que llegan a mi después de ver al presidente constitucional de México profiriendo esas patéticas e infantiles imprecaciones (fuchi y guácala) en contra de la delincuencia organizada que asola al país. Adicionado a esos risibles términos, también recurre al sentimentalismo ramplón de pedirles que piensen en sus mamacitas, ¿es qué acaso elegimos a doña Sara García, Joaquín Pardavé, Prudencia Griffel (QEPD) o Mamá Coco como presidentes? Ahora bien, si la estrategia es hacernos reír, va por el camino adecuado.
 
Definitivamente no esperábamos esto quienes por muchos años anhelamos un cambio de régimen de gobierno y equivocadamente apoyamos a quien hoy detenta el poder. Nos imaginamos una nación progresista, interesada en proveer de Educación de calidad, servicios óptimos de salud, con apoyo al campo, apoyando decididamente a la ciencia y tecnología, al deporte, a la vivienda, incrementando las vías de comunicación e infraestructura en general, con un gobierno fomentando la unidad nacional, combatiendo realmente a la corrupción, pensamos un gobierno conformado por los mejores hombres y mujeres… teníamos tantas ilusiones.
 
Disculpen por mi tendencia a la divagación, empecé este escrito con el tema de la seguridad, no soy el indicado para decirles como enfrentar tan delicado asunto, pero creo que el camino elegido no es el correcto, que da pena y que con ello nos ponen en el ojo del huracán de la crítica y burla internacional. Si en el país no tenemos personas capacitadas para elaborar estrategias racionales, importémoslas como cualquier otra mercancía o servicio.
 
¿Quién es realmente López Obrador? ¡Vaya enigma! La mayoría piensa que es un tipo sagaz con un plan fríamente calculado y correctamente ejecutado, que finge equivocarse para ser empático con un pueblo nada brillante, pero que en el fondo es un hombre que piensa que es el salvador del país, con pretensiones de perpetuarse en el poder y con un ansia enfermiza de control, de ahí su talante centralista.
 
Por otro lado, están los que piensan (ahí me incluyo) que no tiene ningún plan de nada y literal y cómicamente le estalló el país en las manos, que sus equivocaciones son reales, que ha perdido muchísimas habilidades intelectuales, que va al día y como dice un juego de cartas, «Como veo doy». Su pobrísimo conocimiento de la Economía y políticas públicas lo tienen convertido en lo que por muchos años negamos, «Un peligro para México». ¿Usted apreciado lector en cual fila se forma? Aclaración más que evidente y por ello un tanto insulsa, ambas percepciones son válidas, no hay un posicionamiento correcto y otro equivocado, es… cuestión de enfoque.
 
¿Por qué si a las familias de huachicoleros les dan $8,000 al mes para que no roben, no les dan esa cantidad a las prostitutas para que no se prostituyan? En lugar de cobrarles disparatados impuestos y con ello contribuir a su explotación, de perdida que les digan «Tache» a los lenones (otra palabreja ridículamente de moda). Algo no funciona en este gobierno federal, como que no tienen idea de las cosas, como si hubiésemos elegido cómicos y torpes en lugar de personas preparadas y sensatas para gobernar, ¡no halla uno ni que pensar!
 
Huachicol, la actividad del futuro. Fuentes confiables me dicen que el huachicol es ya toda una industria con, producción (robo), almacenamiento, distribución al mayoreo, medio mayoreo y al detalle (venta al consumidor). ¿Para que demonios estudiar, prepararse o emprender un negocio? Si los que se dedican a esta lucrativa actividad ganan (el que menos) $1,000 diarios, los dueños de las tomas clandestinas, millones al día. La 4T está causando un daño monumental a este país, con políticas públicas disparatadas y tontas. Ah, pero van a cobrarles impuestos a las que venden Avon, a los ahorradores, les falta cobrar impuestos a los que hacen tandas o a los que se dedican a la mendicidad… evidentemente, no saben lo que hacen, ni a donde van.
 
Libro recomendado de la semana
La obra leída es «La casa de los amores imposibles», de la autora española Cristina López Barrio. Primeramente he de mencionar que esta novela tan recomendable, me trajo recuerdos a «Cien años de soledad» de García Márquez, por la secuencia de varias generaciones en el relato. Las mujeres Laguna (apellido) han cargado con una terrible maldición desde el principio de su linaje: una tras otra sufren mal de amores y sólo dan luz a niñas que perpetúan esta cruel herencia. Pero cuando después de décadas de pasiones prohibidas y amores trágicos nace el primer varón, se abre la puerta a la esperanza. ¿Será este el fin de la maldición? Esta novela es mágica sobre las trampas del deseo. La tragedia del amor y los lazos indestructibles de la familia. La escritora es una mujer madrileña contemporánea, nacida en 1970, lo que le da un toque de modernidad.
 
«Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje»
Aldous Huxley
«La política es la segunda profesión más antigua de la historia. A veces creo que se parece mucho a la primera (prostitución)»
Ronald Reagan
«El gobierno debe reconocer, con toda humildad, que su estrategia no funciona. Aquí quien sufre es el pueblo, la gente trabajadora, no los huachicoleros»
Felipe Calderón
José Cruz Pérez Rucobo

Comentarios

Comentarios