Salida de los LeBaron deja sin trabajo a decenas

 La salida de unas 12 familias del rancho La Mora luego del crimen contra la comunidad LeBaron ha generado desempleo en decenas de personas, aseguraron habitantes de Bavispe, el municipio ubicado en la frontera de Sonora con Chihuahua al que pertenece la comunidad mormona.

“Unos ya se fueron, otros dicen que no se van. Hace dos días llegaron como ocho camionetas del FBI (Buró Federal de Investigación) pero no se han visto en las calles, lo que andan son dos o tres helicópteros, agentes de la Comisaría, federales y soldados”, narró un habitante del ejido San Miguelito, a unos 10 kilómetros del rancho.

Compuesto por apenas unas cinco calles, San Miguelito cuenta con una gran cantidad de pobladores que trabajan para los mormones mexicoestadounidenses, que el lunes 4 de noviembre sufrieron un ataque armado contra 17 de sus integrantes, nueve de los que perdieron la vida; tres mujeres y seis menores de edad.

Sin nombres ni rostros de los responsables dados a conocer de manera oficial, el miedo ha hecho que parte de la comunidad LeBaron comience a huir hacia Estados Unidos.

“Se fueron como 12 familias, unos se fueron en la caravana directo hasta allá (Arizona). Y bastante gente que se ha quedado sin trabajo”, dijo el hombre, cuyos vecinos trabajaban con los mormones, además de dos parientes.

Uno de sus parientes trabajaba con la familia de Dawna Langford, quien murió con dos de sus hijos, mientras que en la familia de sus vecinos, conformada por los dos padres y tres hijos, todos trabajaban en La Morita, como es conocido el rancho La Mora.

Ellos trabajaban “en las casas, como (trabajadoras) domésticas”, en los jardines y otros trabajos, mientras que quienes se encargan del trabajo en las nogaleras todavía continúan con sus labores.

Los pobladores no saben si los mormones regresarán, por lo cual no saben si podrán recuperar su trabajo.

Pueblo fantasma

Durante el funeral de su hija Rhonita Miller, quien murió incinerada junto a cuatro de sus siete hijos, Adrián LeBaron aseguró que su familia no se irá porque no convertirán el lugar en un pueblo fantasma.

El hombre pidió a las autoridades de los tres niveles de Gobierno seguridad para transitar por el camino entre Sonora y Chihuahua, donde fueron asesinadas su hija, sus sobrinas y los seis niños.

“El día que dejemos de usar este camino se desaparece esta población, esta comunidad no tiene razón de existir si ese camino no es seguro. Yo como padre de mi hija asesinada, tío de las demás y abuelo de cuatro niños, les pido que si nosotros como mexicanos no podemos trasladarnos de un lugar al otro, pues entonces no me puedo decir ni mexicano”, apuntó durante el funeral de su hija.

El padre de Rhonita destacó que la problemática de inseguridad no es sólo de Sonora, sino también de Chihuahua, por lo que le exigió seguridad a ambos gobernadores, a quienes le dijo que los tendrá “bien checaditos”, al igual que al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

“Poncho (Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana) dio la noticia de que ya había detenidos, pero no se supo más, aquí ya de vez en cuando pasan los soldaditos por las calles, nomás, y los helicópteros”, dijo el habitante de San Miguelito.

Comentarios

Comentarios