Menor de 13 años muere un día después de saber que tiene cáncer por un mal diagnóstico

Un informe sobre el caso concluyó que si la adolescente hubiese sido tratada unos días antes es probable que, aunque no se hubieran evitados los riesgos que trae consigo la dolencia, estos habrían sido sustancialmente menores.

En enero de este año, una niña de Wiltshire (Reino Unido) murió un día después de que se le comunicara que padecía de cáncer. Ahora, su madre asegura que el repentino fallecimiento de su hija fue resultado de una negligencia médica que conllevó un diagnóstico tardío, informaron medios locales.

Por varias semanas, Tanisha Baverstock, de 13 años, se quejó de una tos persistente y pérdida de peso. En el hospital de Salisbury le hicieron una radiografía que mostró una sombra en el pulmón que «no parecía normal», según el doctor. Sin embargo, ningún especialista fue consultado para dar su opinión al respecto y a la niña solo se le recetaron antibióticos antes de enviarla a casa ese mismo día.

Pocos minutos después, un radiólogo de turno tuvo acceso a esas placas y detectó en ellas signos de la presencia de un tumor. De inmediato informó a la institución que era necesario tomar medidas urgentes, pero como Tanisha no estaba hospitalizada la alerta no recibió seguimiento.

Con información de RT

 

Comentarios

Comentarios