¡Detente enemigo, el corazón de Jesús está conmigo!

La frase en boca de un clérigo o ministro religioso suena coherente, no así, si esta es pronunciada por un presidente de un país que se asume como laico. Si, fue dicha por el presidente de 30 millones de mexicanos que votaron por él, es decir, alrededor de 80 millones de mexicanos no lo hicimos. A quien más le debería urgir legitimarse y asumirse como presidente de «Todos» los mexicanos es a él mismo, sin embargo, una gruesa venda le entorpece el entendimiento y cuando en el show llamado «La mañanera» algún periodista de verdad (porque también tiene una bola de paleros) le hace una pregunta incómoda, le inquiere, ¿por quién VOTASTES (cualquier semejanza con Las Nacas es mera coincidencia)? Supone que nada más los 30 millones tienen derecho a increparlo, nos resultó pueblerino. Como podemos ver, el hombre no se expresa con corrección ni aún en el idioma Español, eso, deja mucho que desear.
 
El gigantesco problema del coronavirus se enfrenta con ciencia y tecnología, no con rezos y estampitas.- en su inconsciencia, YSQ ha llegado al extremo de decir que a la pandemia se le puede derrotar con; fuerza moral, con honestidat (así lo pronuncia), sin corrupción, con estampitas del Corazón de Jesús, con tréboles y escapularios ¡vóitelas! El señor evidentemente no comprende la gravedad del asunto. 
Bien se lo dijo Anaya (que no es santo de mi devoción) en uno de los debates, «El problema Andrés Manuel, no es que no entiendas de Economía, el problema es que no entiendes el mundo». Sabias palabras que López no comprendió por su notoria debilidad intelectual. Hablando en claro, los mexicanos no tenemos a un gobierno que nos respalde en el tema de la salud pública (ni en ningún otro). Se está cocinando la tormenta perfecta en México, tenemos todos los ingredientes; débil sistema de salud, débil Economía… y un presidente sin preparación acompañado por un torpe gabinete que no entiende nada, ¿qué podría salir mal?
 
Que envidia con Francia ¡Carajo! Su presidente Emmanuel Macron, determinó el aislamiento social, como una medida extrema para contener el contagio del coronavirus, para ello, el estado absorberá todos los gastos que se generen con esa decisión; pago de salarios, de rentas, servicios (agua, energía eléctrica,gas), etc. Igual que en México, aquí quizá se podría hacer en Tabasco (por obvias e injustas razones), ¿por ser un edén? No, porque ahí nació YSQ. Hay de naciones a naciones y, de presidentes a presidentes, «A nosotros, nos tocó bailar con la más fea».
 
¿Morena de izquierda? No saben ni qué es eso.- «Nunca ha habido una época como la actual en la que se dé más importancia a lo que se dice que a lo que se hace. Basta que alguien de la retaguardia afirme ser de la vanguardia para que sea vanguardista; que un reaccionario se diga partidario de la revolución para que sea revolucionario; que un canalla afirme ser defensor de la honestidad y sea honesto. (O que un corrupto emprenda campañas contra la corrupción).»
Lamento hacerles saber que este espléndido texto no es mío (es demasiado bueno para serlo), sino tomado del pensamiento de Leonardo Sciascia, en el libro, «La memoria de Sciascia» del autor tijuanense Federico Campbell que justo estoy leyendo, ¿le recuerda algo este pequeño fragmento de esa obra?, a mi me recuerda a YSQ. Lo extraño es que el Periodista y Escritor italiano (de Sicilia) vivió de 1921 a 1989, con esto se comprueba que la historia es cíclica y que los vivales populistas/oportunistas/demagogos se reconstruyen, se reeditan y que carecen de ideologías o principios, son y se hacen a «Donde calientan gordas».
Aberración efectiva, si reelección.- lo anterior, es una evidente paráfrasis del conocido «Sufragio efectivo, no reelección» que enarbolara el mártir de la Revolución Méxicana (uno de tantos), «El apóstol de la Democracia» Francisco I Madero. Sucede que el pasado 18 de marzo en plena efervescencia social por el avance del coronavirus y la amenaza que se cierne sobre todo el mundo, los diputadetes federales de Morena y sus partidos satélites, aprobaron la reelección de hasta cuatro períodos en forma consecutiva y dos períodos en el caso de los senadores. Podrán competir sin pedir licencia, es decir con sus onerosos, delincuenciales e inmerecidos sueldos. ¡Que tontos nos agarraron esos ladrones!
«Las epidemias han tenido más influencia que los gobiernos en el devenir de nuestra historia»
George Bernard Shaw
 
«El poder, es como un violín. Se toma con la izquierda y se toca con la derecha»
Eduardo Galeano
 
«La historia de la libertad es la lucha por limitar el poder del gobierno»
Woodrow Wilson
 
José Cruz Pérez Rucobo

Comentarios

Comentarios