Refinerías de Pemex dentro de las que más contaminan el medio ambiente: La NASA

Cinco de las seis refinerías de Pemex están dentro de las 25 que más contaminan el ambiente en el mundo con dióxido de azufre (SO2), exhibe un monitoreo de la NASA.

Utilizando su red de satélites, la agencia espacial midió en 2018 la huella sucia de este compuesto, que deriva en contaminación ambiental y problemas respiratorios o de salud en general.

Las tres refinerías con más emisiones de SO2 son las de Arabia Saudita, Katar y Singapur, respectivamente.
Pero ya en cuarto y quinto lugar aparece México con las instalaciones de Tula y Salina Cruz, en ese orden.

La refinería de Cadereyta, Nuevo León, está en el lugar 18 del cuadro negro contaminante mundial, mientras que la de Salamanca es la 19 y la de Ciudad Madero es la 23.

La única de Pemex a la que no se le detectaron emisiones de SO2 en 2018 fue la de Minatitlán. pero porque en ese año tuvo problemas y operó apenas al 14 por ciento de su capacidad.

De no haber tenido ese problema, y si hubiera mantenido sus emisiones de SO2 de 2017, Minatitlán se habría colocado como la novena más contaminante en el mundo.

Beatriz Cárdenas, responsable de Calidad Del Aire del World Resources Institute (WRI), explicó que las emisiones de SO2 de las refinerías de Pemex están relacionadas con el crudo extraído en México, que tiene una alta concentración de azufre.

Alejandro Villalobos Hiriart, especialista en refinación, dijo que las plantas mexicanas carecen de los sistemas llamados «scrubbers» o lavadoras de gases de chimenea, que básicamente son filtros para capturar el SO2.

La huella negra de Pemex es terrible para el medio ambiente y para la salud de los habitantes, particularmente por la ubicación de sus refinerías.

«Uno de los problemas es que, por ejemplo, la refinería de Tula se encuentra ubicada a unos 90 kilómetros de la Ciudad de México, de la zona metropolitana, y los vientos dominantes hacen que toda esta contaminación se vaya hacia el Valle de México, causando un efecto tremendo en la salud de las personas», añadió Villalobos.

Algo similar sucede con la refinería de Cadereyta: los vientos dominantes llevan su nube contaminante directamente a la zona metropolitana de Monterrey.

Gonzalo Monroy, director de la consultora energética GMEC, señaló que otro de los factores que generan la emisión de SO2 es la falta de mantenimiento de las plantas hidrodesulfuradoras.

El reporte de la NASA muestra que, en conjunto, la actividad petrolera y de gas de México, que además de la refinación de crudo incluye las operaciones de campos petroleros y de plantas eléctricas que se alimentan de combustibles, es la segunda más contaminante del mundo, con mil 580 kilotones de emisiones en 2018, sólo por debajo de Arabia Saudita, que tiene mil 783 kilotones.

Sin embargo, este dato es más grave si se considera que Arabia Saudita produjo en 2018 seis veces más petróleo que México.

La industria petrolera no necesariamente tiene que ser contaminante.

RID.

Comentarios

Comentarios