*Nombramiento en la SCT *Ni aguantan nada, dijo AMLO *Amenaza la sequía con quedarse a vivir

Columna Vía Libre

Nombraron como nuevo Director General del Centro en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a Carlos Luis Ramírez García, quien curricularmente se muestra muy prometedor pero, en el quehacer, quién sabe.

El Inge Ramírez se ha desempeñado, como director de los centros SCT Nayarit y Veracruz, y también ha ocupado el puesto de subdirector de obras en los centros SCT Guerrero y Chihuahua.

También fue Director General de la  Empresa BICUPSA Ingeniería y Construcción, S.A. de C.V.; con este currículum pareciera que la decisión fue la más acertada, pero será su trabajo el que hable.

********

Andrés Manuel López Obrador prendió el fuego, luego de su decisión de retirar el apoyo en el tema de Seguridad Pública al Estado de Chihuahua, sólo porque los chihuahuenses no se dejan quitar el agua de sus presas. Ni aguantan nada, dijo.

Y es que este tema del agua ya es hasta cansado porque, mientras en México dicen que el Tratado de Agua se debe cumplir sin importar nada, los chihuahuenses no se dejan porque también es la base de su propio empleo y cosecha.

El Congreso del Estado se pronunció en contra de esta decisión, pues prácticamente AMLO nos avienta a los leones y que las fuerzas municipales y estatales le hagan como puedan.

No es más que uno de sus berrinches, porque CONAGUA ni medir la profundidad del agua sabe y su decisión de vaciar las presas fue totalmente una tontería.

Ahora sí que este tema quién sabe cuándo acabe y cómo acabe; ya se cobró la vida de una persona, esperemos que no suceda nada más y que la inseguridad que ya existe en Chihuahua no se desate ante el abandono de la federación.

********

La sequía amenaza fuertemente a los chihuahuenses en el 2021.

Y es que, luego de se hayan entregado más de 900 millones de metros cúbicos en el mes de octubre, si Tláloc no nos bendice con la lluvia, los productores sufrirán grandes pérdidas y en Chihuahua habrá una sequia como hace muchos años no había.

Ahí donde el Estado deberá enfocar sus esfuerzos, para ver cómo apoyar y solucionar esa situación que afectará a toda la entidad.

De por sí, éste 2020 ha sido el año trágico en el mundo, pero en Chihuahua ni se diga, las lluvias fueron pocas y no alcanzaron ni siquiera a elevar la mitad de las presas, así que habrá que esperar lo que nos depare el 2021.

Comentarios

Comentarios