*Javier Corral fuera del Gabinete de Sheinbaum *Suspensión en TEJA desata incertidumbre *Escándalo en Colegio de Cardiólogos

Vía

La presidenta electa Claudia Sheinbaum anunció la segunda etapa de los nombramientos de su gabinete federal y cómo era de esperarse, no está Javier Corral Jurado.

En principio trascendió que sería el exgobernador Javier Corral quien encabezaría la Secretaría de la Función Pública, pero luego se supo que fue el mismo Corral quien estuvo filtrando mañosamente esa información para aspirar a algún ofrecimiento por parte de la morenista. 

También se dijo que Claudia Sheinbaum no vio con buenos ojos dos cosas, la primera, el hecho de que Javier Corral haya sido una imposición de López Obrador para tratar de hundir a Chihuahua, la segunda, la reunión que horas después de las elecciones, el gran flojo tuvo con quien tenía que ser el candidato natural Marcelo Ebrard.

Por ahora, Corral Jurado deberá conformarse con la Senaduría de la República, pero tendrá que aguantarse a sus nuevos compañeros de bancada Juan Carlos Loera y Andrea Chávez.

**

Después de la bronca que surgió en el Tribunal Estatal de Justicia Administrativa, con su presidenta Mayra Aída Arróniz quien fue suspendida por el Órgano Interno de Control, se han dicho muchas cosas sobre quien encabezará esa inútil institución.

Pues según la Ley Orgánica, ante ese suceso, será el Congreso del Estado el ente que deberá abrir una nueva convocatoria y poder elegir a quien ocupe la titularidad del TEJA.

Esto preocupa en Palacio de Gobierno, porque por ahora podrá ser una persona interna, pero de no resolver rápido, podrían perder ese espacio ante la nula capacidad de gestión que el PAN y sus aliados van a tener en la legislatura entrante. 

**

El Colegio de Cardiólogos le ha sacado la vuelta a la cloaca que se destapó recientemente en relación al médico cardiólogo Omar Fierro, pues comentan que tiene tiempo ostentándose como Intervencionista sin serlo.

El doctor José Lozoya presidente del Colegio, ha fingido demencia ante tan grave acusación, pues aseguran que dentro de ese Colegio de Cardiólogos, se creó una mafia que genera decenas de millones de pesos en intervenciones quirúrgicas, tajada que seguramente rosa a muchos.

Aquí hay que explicar que un cardiólogo clínico no puede realizar ciertos procedimientos, no sin antes haber cursado la subespecialidad de Intervencionista, la cual ofrece los conocimientos y las herramientas teóricas y prácticas para evitar desenlaces fatales.

Pues acusan que Omar Fierro no cuenta con esos estudios, títulos ni certificaciones y aún así las realiza, pero nadie dice nada porque deja millones de pesos al año y quienes lo respaldan se ven beneficiados.

No es coincidencia que el Colegio de Cardiólogos no se quiera pronunciar y que el doctor Tarín, titular de la Coespris, sólo haya programado una revisión por encimita al consultorio, pero sin ganas de llegar al fondo del asunto.