Jesús y Javier regresaron sin vida con sus familiares

Chihuahua.- Fue el pasado miércoles 5 de junio cuando autoridades localizaron el cuerpo sin vida de Jesús Antonio Mendoza Arrieta.

El joven de 38 años y Javier Everardo Ávalos Cera de 25 salieron el 21 de mayo con rumbo a Ciudad Juárez para comprar un vehículo Kia.

Tras la adquisición se comunicaron con sus familiares e indicaron que saldrían de regreso a la capital luego de cenar, sin embargo nunca llegaron a sus hogares.

Las familias reportaron a las autoridades y enviaron mensajes a través de sus redes sociales, iniciando una búsqueda.

Al día siguiente, la temida información. Se localizó en una brecha de Samalayuca el cuerpo sin vida de Javier, siendo a causa de muerte asfixia.

No obstante, de Jesús Antonio no se tenían noticias y la búsqueda seguía, hasta que tras 15 días fue encontrado su cuerpo en el tramo Samalayuca-Tornillo a la altura de km5, de igual manera, con huellas de tortura y maniatado.

Jesús Antonio fue reconocido por un tatuaje con su apellido, entregado a su familia, quien apenas el pasado domingo le dio cristiana sepultura.

La Fiscalía General continúa con las investigaciones y siguen el rastro desde la compra del vehículo y las horas que permanecieron en la ciudad fronteriza.

Últimas Noticias de Chihuahua