*Luis Serrato *Tachiquín de candidato *JMAS

El Comité Ejecutivo Nacional del PAN, premió a Luis Serrato nombrándolo como delegado electoral de ese partido en la Ciudad de México, algo similar al cargo que ostentó previo a coordinar la campaña de Maru Campos en el 2021.

Serrato Castell, inició muy bien pero poco a poco fue entrando en su zona de confort hasta que decidió que la mejor idea era hacerse ojo de hormiga, divertirse, aprovechar al máximo las bondades del poder en Chihuahua y sólo hacerse notar ocasionalmente frente a la gobernadora.

El plan estaba funcionando pero no contó con toda la bola de chismosos y quejosos que lo acusaron, lo que derivó en un conflicto con Maru Campos, el cual lo hizo salir por la puerta trasera, a tal grado de que la Secretaría de la Coordinación del Gabinete Estatal, ahora podría desaparecer.

Marko Cortés decidió nombrar a Luis Serrato como delegado electoral, con lo que le brinda un año más de protección política y económica, pero esto podría también significar el primer clavo en su ataúd político, pues el PAN no pinta bien en la CDMX y el próximo año al sonorense se le acaba su curul en San Lázaro.

**

El colmo de los colmos, Marcelo González Tachiquín se registró como aspirante de Morena para competir por el Distrito 08 con sede en esta ciudad.

Junto a Marco Quezada, quien también busca ser diputado federal guinda, este par de ex priistas y rivales de años atrás, ratifican que para las personas con los ojos abiertos, Morena no significada otra cosa que el nuevo PRI, llevándose lo peorcito para sus filas.

Por cierto, Tachiquín, reconocido duartista, recientemente se libró de un proceso penal que le inició Javier Corral Jurado, por presuntamente haber pertenecido a la red de corrupción del “vulgar ladrón”, en donde también se vieron involucrados los finados, Toño Tarín y Carlos Hermosillo, así como “el sapo” Jaime Herrera Corral.

De esto se está llenando Morena mientras que a los fundadores y verdaderos militantes del partido guinda, les están dejando las migajas.

**

Los ciudadanos están muy enojados porque la Junta Municipal de Agua y Saneamiento -JMAS-, no ha dejado de abrir hoyos en toda la ciudad, obstruyendo avenidas y vialidades completas, desquiciando el tráfico y provocando accidentes.

A diferencia de años atrás, la JMAS hacía obras de manera paulatina, procuraba no entorpecer tanto el tráfico, colocaba anuncios preventivos varias cuadras antes de cada obra y se ponía a trabajar a las cuadrillas para terminar pronto y poder iniciar otro trabajo.

Ahora es diferente, pues se abren zanjas por toda la ciudad, cierran calles completitas, no hay avisos, se ven las obras abandonadas, nadie sabe en donde están los trabajadores porque los destrozos duran semanas sin que haya avances y cuando por fin, después de muchos meses concluyen, dejan las calles destrozadas, los camellones repletos de basura y escombro que jamás recogen y lo poco que se dignan a recarpetear, lo hacen mal y lleno de peligrosos baches.

Ya es hora de que la Presidencia Municipal tome cartas en el asunto y verifique lo que está haciendo la descentralizada, porque no se vale que el Municipio repare calles y la JMAS las destruya a discreción.