Manipulación, exigencias y conflictos políticos en la UACh

Dicen que Oscar Castrejón, luego de que organizó y manipuló a cerca de 80 estudiantes y pseudo estudiantes para tomar el edificio de Rectoría de la UACh, tuvo el descaro de pararse en la tribuna del Congreso del Estado para exigir que se audite a la máxima casa de estudios. Si bien es cierto, no son un secreto las corruptelas y las malas decisiones de “El Primazo” rector Luis Rivera Campos -primo de Maru Campos-, es un descaro por parte de Castrejón, el exigir la intervención de la Auditoría Superior de Estado y de entes fiscalizadores federales, pues dicen que fue él quien orquestó el violento movimiento de porros para desestabilizar en pleno proceso electoral, en donde por cierto, él no ha hecho campaña y se ha embolsado gran parte de las prerrogativas. El diputado morenista, secundó a su compañero Gustavo de la Rosa Hickerson, y hasta le entró a la discusión con la diputada panista Carla Rivas, quien también, lejos de ver por los universitarios, y ni se diga en su distrito que no hizo prácticamente nada, se centró en defender al inútil rector. No faltaron quienes dijeron que era una vergüenza que en el Congreso del Estado se utilice como bandera política, la grave intromisión que hizo Morena por medio de los pseudo estudiantes en Rectoría, causando serios destrozos y daños que costarán mucho dinero. Peor aún, es más lamentable que se estén utilizando universitarios, envinándolos desde jóvenes y pisoteando el espíritu académico, privilegiando intereses mezquinos de los partidos políticos.