Y tras la matanza…presiona crimen a pueblo de Texcaltitlán

Los residentes de Texcapilla, al sur del Estado de México, siguen alarmados por la presencia persistente de sicarios asociados con “La Familia Michoacana”, quienes han desatado terror en la zona a pesar del enfrentamiento ocurrido el pasado 8 de diciembre. En aquel suceso, campesinos hartos de las extorsiones se enfrentaron a estos criminales, resultando en la muerte de once cómplices y tres pobladores en una cancha de fútbol.

A pesar del despliegue del Ejército y la Guardia Nacional, los delincuentes buscan venganza por la pérdida de sus compañeros en el enfrentamiento, intensificando rondines y retenes en carreteras y brechas para identificar a quienes se rebelaron contra ellos.

Una habitante de la comunidad, entrevistada por REFORMA, compartió su angustia, describiendo la constante presión a la que se enfrentan: “Aunque hay presencia de la Guardia Nacional, Ejército y Policía Estatal, los sicarios no se retiran. Continúan su búsqueda de los ‘culpables’. La situación ha cambiado, ahora la comunidad entera está en su mira. Vivimos con miedo, temiendo su persecución”.

Además de los narcocampamentos, el grupo armado ha colocado “halcones” en la comunidad de Raíces, a 44 kilómetros de distancia, para ser alertados de operativos en su contra.

Una residente, que solicitó el anonimato por temor a represalias, expresó su preocupación por la escalada de violencia: “Preveo más muertes. Preferimos enfrentarnos a ‘La Familia’ que seguir soportando sus extorsiones. Si tenemos que morir, así será. No permitiremos que nos quiten lo que es de nuestros hijos”.

Antes del enfrentamiento, el temor de los habitantes se centraba en las posibles represalias por no pagar las cuotas exigidas. Ahora, la comunidad entiende que están en guerra contra el cártel.

Se han reportado secuestros en el camino hacia “Tixca”, con criminales que instalan retenes y exigen identificaciones.

Una residente, preocupada por la situación, lamentó la falta de respuesta de las autoridades locales: “Estamos pasando por una etapa que intentamos evitar. Hicimos denuncias, alertamos a las autoridades locales, pero ahora estamos solos en esto”.

El Municipio de Texcaltitlán, en la región sur del Estado de México, suspendió los festejos en honor a la Virgen de Guadalupe por temor a represalias del crimen organizado tras el enfrentamiento del pasado viernes que dejó 14 muertos. La Alcaldía no se ha pronunciado al respecto, pero emitió un comunicado suspendiendo las festividades comunitarias durante el resto del mes.

El Alcalde, Javier Lujano, ha sido criticado por presunta inacción frente a los sicarios, con acusaciones de vínculos con “La Familia Michoacana”. Residentes lo señalan como responsable indirecto de las muertes del viernes y denuncian su presunta connivencia con los criminales.