Exige Susana Prieto a maquiladora que por supuestas amenazas de muerte pare labores y se investigue

Tras la supuesta amenaza de muerte que un trabajador de la maquiladora Jabil dejó en uno de los baños

Chihuahua.- La diputada federal por Chihuahua, Susana Prieto exigió a la compañía que el próximo día 9 de octubre detenga las operaciones para evitar una posible agresión en contra de los trabajadores.

“Aviso, no vengan a trabajar el lunes 9 de octubre porque voy a matar a todos los que pueda alv, es mejor que pasen la voz”, escribió una persona en uno de los sanitarios de la fábrica.
La legisladora morenista lamentó que se presenten ese tipo de hechos, sobre todo en una maquiladora ubicada en todo un parque industrial, pues resulta muy delicado de que exista una amenaza de asesinar a todo el que se presente a laborar el próximo lunes.

Ante esto, empresa debe de suspender las labores, porque el patrón tiene la obligación de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo, de garantizar la seguridad de los empleados.

“Me parece muy grave porque no es sólo en Chihuahua capital, sino también en algunas otras ciudades fronterizas, que se están presentando estas amenazas y creo que tienen que tener mucho cuidado”, expuso.

Susana Prieto recordó que tiene varios meses denunciando que el uso de las metanfetaminas y el fentanilo en las maquilas, es cada vez más recurrente entre los trabajadores, quienes lo utilizan para poder aguantar las extenuantes jornadas laborales.

Señaló que las largas jornadas, los movimientos repetitivos y todo lo que conlleva trabajar en una fábrica o maquiladora, se ve reflejado en problemas de salud tanto físicos como mentales, entre los trabajadores.

“Puede ser que los cárteles de la droga estén permeando al interior de la industria maquiladora, y esto sería terrible, así que debe realizarse una investigación exhaustiva, porque no pueden ignorar esta situación”, subrayó.

La morenista mencionó que resulta extraño que las empresas siempre detectan a los trabajadores que, por sus bajos salarios, tienen que vender algún dulce, artículos de catálogo o cualquier otro producto para apoyarse financieramente, pero nunca detectan la venta de droga.